Compartir
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

Antes de iniciar un viaje en bicicleta, recomiendo encarecidamente realizar una preparación física previa. Y más todavía si eres una persona que no realiza actividad física o deporte de manera habitual.

Para ello, deberemos empezar conociendo la base de toda planificación física: los principios del entrenamiento.

Nuestro entrenamiento debe estar sustentado en una base sólida de conocimientos, en la que apoyar con coherencia nuestra planificación para conseguir el objetivo marcado. Por eso es imprescindible conocer los puntos más importantes de los entrenamientos de ciclismo.

Estos principios se podrían comparar con los cimientos de una casa. Si la base no está preparada para todo lo que venga encima: la casa se vendrá abajo o tendrá desperfectos. Lo mismo sucederá en los deportistas: tendremos lesiones, sobreentrenamiento o simplemente nos estancaremos y no podremos seguir mejorando.

Aplicar adecuadamente estos principios a la planificación de cada persona es tarea de un/a preparador/a físico/a o entrenador/a pero es imprescindible que los deportistas también los conozcan, para ser conscientes de lo imprescindible que es la constancia en el entrenamiento, los descansos (y entrenamientos invisibles) y la importancia de seguir una planificación marcada.

¡¡Empezamos!!

1) Principio de sobrecompensación o Síndrome general de adaptación

Se puede considerar la base de todos ellos.

Partiendo de nuestro estado físico actual (línea central de la gráfica), ante una carga de entrenamiento nuestro cuerpo entra en fatiga por un tiempo determinado (descenso de la condición física).

Pero ante esta carga, nuestro cuerpo como mecanismos de defensa ante el ataque: se adapta y se reajusta, llevándonos a niveles superiores de condición física si el descanso es el correcto.

Así sería una perfecta aplicación de cargas de entrenamiento y descansos para aumentar el rendimiento deportivo de una manera eficaz.

Como nuestro organismo es inteligente y por encima de todo busca la supervivencia, después de cada esfuerzo se adapta lo más rápido posible para mejorar su capacidad física y estar mas preparado ante el mismo peligro.

¿Pero qué pasa cuando realizamos cargas de entrenamiento intensas sin dejar el descanso correspondiente entre una y otra? Que aparece el sobreentrenamiento y nuestro nivel físico inicial disminuye.

¿Y qué pasa si los periodos de descanso entre entrenamientos son demasiado largos? Los efectos del supercompensación desaparece, no habrá mejora y nuestra forma física se ira perdiendo de manera gradual.

 

2) Principio de progresión

Aumento del volumen y la intensidad de una forma gradual al nivel de cada ciclista. Dependiendo del nivel del deportista y el momento de la temporada en el que nos encontremos.

 

3) Principio de variedad

Nuestro metabolismo se adapta rápidamente y necesitamos nuevos estímulos para seguir mejorando.

Es sencillo: si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados. Así que no esperes algo diferente.

Por ello se tiene que ir jugando entre métodos y sistemas de entrenamiento al mismo tiempo que lo hacemos con la intensidad y el volumen del entrenamiento.

 

4) Principio de sobrecarga

Relacionado directamente los anteriores principios. Para que nuestro entrenamiento tenga un efecto positivo y nuestra forma física mejore, deberá ser un estimulo mayor que el entrenamiento anterior.

 

5) Principio de especificidad

Los mejores entrenamientos son los que más se parecen a las demandas de la competición, o en nuestro caso a la situación real de viaje, tanto a nivel físico como mental. Esto tiene sus matices, pero se puede decir que cuanto más cerca del viaje nos encontremos, más parecido debe ser el entrenamiento a las exigencias de dicho momento.

También sería interesante tener en cuenta los detalle como: tiempo total calculado, días de pedaleo, kilómetros, desnivel, circuito, cualidades físicas adicionales a mejorar, climatología, etc.

 

6) Principio de alternancia

Si la intensidad y/o volumen del entrenamiento no provocan un estimulo suficiente: no mejoramos. Pero al mismo tiempo, si sumamos entrenamientos de alta intensidad sin tiempo para recuperarnos, corremos el riesgo de no asimilar el entrenamiento o lesionarnos.

Por eso, como norma general es contraproducente sumar consecuentemente entrenamientos específicos y exigentes. Incluso se debe añadir entrenamientos cruzados, es decir, práctica de otros deportes como pueden ser: correr o esquí de montaña.

 

7) Principio de individualidad

Según los anteriores principios, parece que la ciencia lo tiene todo bien medido y organizado, pero no es así. Ya que cada persona responde de un modo diferente ante estímulos iguales. Incluso corredores con niveles casi idénticos les funcionan mejor diferentes métodos de entrenamiento.

Ya que cada cicloturista es únic@, cada entrenamiento también debe ser único e intransferible. Debe encajar perfectamente a las necesidades, carencias y fortalezas de cada ciclista según edad, sexo, nivel, objetivos y periodo de preparación en el que nos encontremos.

 

¿Y tú, realizas algún tipo de preparación física antes de viajar en bicicleta? ¿Crees que aplicas de manera correcta estos principios? ¡Te leo en los comentarios! 😉

 


Compartir
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares
  •  
    13
    Shares
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •